Alejandro Gil necesitó emigrar a la zona baja en busca de trabajo, encontrándose muy cerca del río Caraché, y no teniendo que comer, decidió ponerse a pescar, a falta de carnada, coloco una penca de chimó y lanzo el anzuelo, pues fue obra de momento, cuando picaron el chimó, los peces subían a escupir, allí estaba yo, …..atento para darle un palo por la cabeza¡¡¡.

—————————————————0—————————————————–

En un grado de la escuela vieja de Mitón, se encontraba los alumnos en pleno examen oral, le toco el turno a Pablo, hijo de la señora Mercedes Escobar. Pregunta el maestro: a ver Pablo – ¿donde fue la firma del armisticio? Sin vacilar respondió: en la loma, Tiene 10 puntos dijo el maestro y – ¿Por qué? Pregunto Pablo extrañado, porque llego a la mitad del camino.
—————————————————0—————————————————–

Ramón Cordero cuenta que de niño era muy dormilón, un día fui con mi hermana a la misa de gallos, serian como las cinco de la mañana, mientras esperaba al padre, decidí echar una zorrita en la banca de la iglesia, sorpresa para mi que al despertarme me habían dejado encerrada en la iglesia. Allí me encontraron todo asustado, rodeados de santos y golpeando la puerta para que me abrieran¡¡¡.
—————————————————0—————————————————–

Con el cuento de mi paisano Ramón Cordero, viene a mi mente la vez que mis padres no me encontraban, pues me hacían perdido desde muy temprano. Con la ayuda del policía del pueblo, que para ese tiempo era el señor Cayetano, me buscaron por el chao rondón, el zamuro, quebrada honda y en el pozo de los anteojos. Serian como las dos de la tarde, sentado en una silla del negocio, mi papa, preocupado conversaba con mi tío Víctor Valera; recuerdo que estirándome y bostezando baje por la escalera de la troja, pues al no conciliar sueño por los ronquidos de mi papa de la noche anterior, decide subir a la troja, y acostarme en una de las urnas de madera que mi papa tenia para la venta. Solo escuche decir a mi papa: ¡¡¡¡este manpleto del c….. de la majinsa que me echaron se los cuento después ¡¡¡¡ je je je.
—————————————————0—————————————————–

Cuando pequeños, hacíamos carritos con los potes de leche “klim” buscábamos un palo seco, clavábamos la tapa del pote como rueda, que no quedara muy justa y a rodarla por las calles y caminos del pueblo. Recuerdo que Arnoldo Palma “el púa”, pasaba por la orilla del camino raspaba los granos de café de los ganchos de la mata y los guardaba en los puños de su mano, se paraba en la orilla de la acera y me decía: – échale full de gasolina, lanzando las frutas de café y ……agarras el resto de propina¡¡¡ je je je .
—————————————————0—————————————————–

Personaje de mi pueblo Juan Delgado, conocido cariñosamente como “Juan Burra”, entre sus oficios: Ayudante de mecánico, pero con mucha experiencia, eso sí, hay que lograrlo antes de la primera botellita de platera. Cuentan en el pueblo, que un paisano requirió de sus servicios para chequear una falla en el carburador de su carro, a lo que Juan accedió inmediatamente, pero ya estaba un poco tomado y con el pulso un poco tembloroso. Sin embargo, inicio su actividad desenroscando las tuercas que cubre la tapa del filtro, sin percatarse dejo ir una de las tuercas por el orificio del carburador. Juan, reacciono inmediatamente a sabiendas del daño que esto le produciría al motor, y le dijo al dueño del vehiculo, .— No te preocupes ésa sale por el tubo del escape!!
—————————————————0—————————————————–

Una gran maestra de mi pueblo fue la señora Porcia, recordada por se estricta y con gran dificultad de pasarle el grado. Años después Ramón Perdomo la encontró en Caracas cuando él prestaba servicios de taxista; mayor sorpresa verla después de tantos años, al subir le pregunto – usted es la maestra Porcia? Si…. y usted de donde me conoce? yo soy Ramón el hijo de Pedro Perdomo de Mitón. aah ya recuerdo…… y por fin saco el sexto Grado? siii…. gracias a que usted se fue del pueblo¡¡¡.

—————————————————0—————————————————–

Por el mes de enero se acostumbra en mi pueblo efectuar la fiesta de los locos, donde grupos de paisanos y visitantes aprovechan las festividades para bailar en las calles y asustar a las personas con sus disfraces. Estaba yo muy pequeño, cuando llegaron los locos a la joya, disfrazados de mujeres, la mayoría vestidas de negritas y otras con unas mascaras muy extrañas. Entraron en grupo al negocio de mi papa, tremendo susto ….allí quede privado llorando¡¡¡, mi padre al verme en esa situación; machete en mano saco corriendo a los locos …..vía al pueblo, entre los disfrazados estaban: Pablo Escobar, Perucho Benítez, Ramón Briceño, Ramón Alberto Benítez, este ultimo tuvo que entregarles a María Salome los zapatos prestadas sin tacones, rotos por la carrera.

—————————————————0—————————————————–

De Angel Valera Villalobos

Las fiestas patronales de Mitón, en honor a Sta. Filomena y San José, eran en los años 80´s de las mejores que habían en la zona, de día los juegos típicos tales como carreras de saco, huevo en cuchara, palo “encebao”, cochino “encebao”, piñatas para los niños entre muchas otras actividades, para los mayores habían campeonatos de bolas criollas, dominó y bolito y posteriormente en la noche todos salían a bailar en la plaza Bolívar con conjuntos de música bailable en vivo y minitecas. Además no podemos olvidar las actividades religiosas tales como misas y procesiones. Delincuencia??? No que va, eso no existía, tiroteos ??? mucho menos, suceso trágico para la fecha sería una pelea por los efectos del alcohol lo cual era remediado por el policía de pueblo, el Sr. Solano quien arrestaba y metía en el calabozo al revoltoso, eso si siempre y cuando no estuviese jugando bolas, ya que ahí si había que esperar un poco, y bueno… quien no recuerda las muchachas que asistían a las fiestas, las habían de 2 tipos, las lugareñas y las visitantes, habían para todos los gustos, muchos preferían las “mitoneras” ya que muchas se desvivían por un caballero de “afuera”, muchos de esos amores terminaban junto con las fiestas, otros transcendían en el tiempo y se extendían hasta muchas temporadas vacacionales y fiestas siguientes. Yo obviamente tuve las mías, hubo una que me gustaba y me fue a buscar a casa para ser su compañero en un concurso de baile, y yo me escondí por que no sabía bailar, luego como a los 15 años aprendí y desde entonces nadie me busca para bailar, je je je je …así es la vida !!! En fin, parte de mi infancia y juventud las viví en los fines de semana, vacaciones y fiestas de Mitón, de poder retroceder el cassette del tiempo lo retrocedería y lo volvería a colocar, pero como no se puede solo nos resta recordar aquellos momentos felices de nuestras vidas, incluso hasta recordando los momentos tristes nos hace mejores seres humanos, nos convierte en seres capaces de perdonar.