perro.gif
Esto le sucedió a José Felipe, para esa época contaba con once años de edad y Vivia en las virtudes, recuerda que un señor llamado Eugenio le cedió a la familia una finca para sembrar, era un terreno ubicado muy lejos de la casa, él junto a su hermano Antonio y Jesús, se levantaba muy temprano para ir a sembrar. Un día decidieron quedarse hasta tarde para terminar de sembrar un corte de caraotas, ya como a las siete de la noche decidieron regresar , iniciaron su recorrido de vuelta a casa y escasos metros escucharon el llanto de una mujer, en algunos momentos escuchaban el llanto lejos y de pronto cerca.

José Felipe que ha esa edad no le faltaba un “Rémington” en la cintura, y un poco asustado, decidió ver de donde provenía el sollozo y cuchillo en mano decidió bajar hacia un zanjón donde ellos oían el llanto, paso una cerca de alambre de púas ayudado por sus hermanos y recorrió como diez metros, cuando de pronto le salio al paso un perro negro sin orejas y chuto (sin rabo), soltó un grito para alejarlo y el perro se retiro corriendo por el zanjón hacia una hacienda de café, no sin antes dejar de sentir un aullido que mas bien se confundía con un lamento aterrador.

Salieron corriendo del lugar camino abajo, todavía se escuchaba los extraños alaridos del perro, cuando se encontraron con unos señores que venían con bestias cargadas de maíz, al preguntarles ellos porque venían corriendo y asustados, contestaron …. Vimos un perro negro que ladra muy feo, …….¡escúchenlo¡….. los señores se persignaron y dijeron “Ave María Purísima esa es la llorona”.

Sugerencias:
*Algunas personas creen que el ánima de la llorona se transforma en un perro, otros dicen que se trata de un “Nahual”, estas criaturas tienen la capacidad de convertirse en humanos y animales. Recuerda el día que te topes con un animal sin cola ni orejas es probable que estés frente un Nahual …. Tenga mucho cuidado.
* Hace unos días leí un comentario de Valentín Gil, donde narra la vez que su papa Juan María Gil (+) poblador del sector Cerro Gordo, corrió machete en mano a la llorona, a la vez que iba profiriendo un lenguaje soez (Groserías), ya que, según la leyenda es la única forma de espantar a la llorona, pues si rezas, esta se le viene encima y te ataca. Otras personas sugieren encomendarse a Dios y rezar por su alma para que esta sea liberada del diablo, sin embargo, si usted se ve en este difícil aprieto pruebe las dos opciones, seguro que alguna funcionara.