indiosMitón fue fundada por Juan pacheco Maldonado, Trujillano, hijo del refundador de Maracaibo Alonso Pacheco, a quien le fueron adjudicadas las antiguas tierras indígenas dadas a Juan Mitombis, Julián Buscuy y Santa cruz, siendo ya un territorio poblado para 1670, Según el Historiador Mario Briceño (Escritor 1897-1958), Mitón viene del nombre del indígena cuica llamado Mitimbis, al que luego llamaron Mitombis y finalmente Mitón, también podemos mencionar otro caserío del pueblo que lleva el nombre de indígena es “mitimbis”.

La toponimia de los pueblos aledaños, también tienen una asentada ascendencia a los nombres de los aborígenes de nuestra región, tal es el caso del pueblo de torococo a escasos siete kilómetros de Mitón, según Amílcar
Fonseca, Torococo viene de las palabras cuicas ktu kukok, que significa “el carbón”. Para la población de Chejende situada a una distancia aproximada de ocho kilómetros de Mitón, la versión de escritor Amílcar Fonseca dice que proviene de la palabra chia-gembe que significa Maíz-dos, también Tulio Chiossone coincide en que el nombre de Chejende perteneció al nombre del grupo indígena de la zona.

La Cruz Verde, caserío muy cercano a Mitón perteneciente al pueblo de torococo según sus pobladores, anteriormente se llamo Sisoque palabra de origen aborigen, en un texto que aparece en el santuario también lo confirma. Otro pueblo cercano es Carache sus residentes coinciden que proviene de la palabra kas-aras-chi (indio no habla), que era el nombre de un cacique. El pueblo cuicas su nombre lo delata, según Américo Briceño Valero, cuicas significa “hombre”, palabra muy relacionado con el asentamiento de indios tiomotocuicas de la zona.

La gran influencia ejercida en nuestro pueblo por la cultura indígena timotocuicas, aun se mantiene, el chimó por ejemplo, fueron los indios de los andes asentados en Mérida quienes elaboraron el chimo, siglos antes de la Conquista. Observaciones efectuadas por exploradores europeos, describen la manera en la que los indígenas se zambullían en las aguas de la laguna en busca de una especie de roca blanca (urao), lo pulverizaban y lo mezclaban con un extracto de tabaco, formando una pasta de color oscuro que luego colocaban en sus bocas y luego escupían.

Aunque en un principio el chimó era más bien una tradición exclusiva de las comunidades indígenas de Venezuela, poco a poco, esto ha ido cambiando. En los últimos años, masticar chimó se ha convertido en un hábito popular entre adultos y jóvenes del pueblo y del venezolano en general, sino pregúntenle a mi tío Alejandro o a mi madrina Isolina le puede faltar la comida pero no el chimó, otros lo encuentran como una alternativa al cigarrillo. Sin embargo, es importante recalcar que los médicos alertan que esta sustancia es sin duda, nociva para la salud pues, a final de cuentas, contiene tabaco.

Otra de la influencia indígena en nuestro pueblo, es el uso de la cestería y tejidos, usando como materia prima para su elaboración una variedad de plantas, disponibles según la región. Las más empleadas son la caña brava, palma dátil, palma de coco, bejuco de mamure, mamuri, hoja de maíz, hoja de cambur, curagua y enea, entre otras. La fabricación y uso de esteras viene de esta cultura, en la epoca de mi niñez, mama Romelia hacia esteras para la venta, nosotros la extendíamos sobre el catre y allí dormíamos. Las vendía a un bolívar, fabricada del tallo o vena de las hojas de cambures secas, recuerdo en la mañana amanecíamos con los tallos y el curricán marcados en las costillas ….menos mal que inventaron el colchón.

El uso del barro también fue una técnica muy usada por los aborígenes timotocuicas, todavía hay muchas paredes en las casas de Mitón construidas de barro, hasta hace pocos años en la casa de mi mama situada en los higuerones, tumbamos las paredes de la casa para sustituirlas por bloque, la construcción tenia más de 60 años ….y como le dimos mandarria para tumbarlas. Otros utensilios usados También fue uso de recipientes de cocina, como múcuras, jícaras, chirguas, moyas, hechas de barro cocido y envases hechos de totuma o tapara.

Recuerdo que en la casa de mi abuela Nuncia, permaneció en el pasillo por mucho tiempo una tinaja de barro con agua para beber, al lado estaba el ramillón y el vaso colgando de un garabato, era costumbre de las personas que caminaban por los higuerones hacer su respectiva parada para tomar agua, pues siempre se conservaba muy fresca. Por cierto de esta tinaja cuentan historias extrañas, parece que algunas ánimas que en vida acostumbraran a pasar por el camino y tomar agua allí, regresaban pero en la madrugada, fueron muchos los sustos. ….Pero ese es otro tema que después les contare.