cowboy-14.gif
Por allá en los años de 1846 sucedió que luego de la independencia hubo décadas de guerra entre los godos y liberales, ¿quienes eran los Godos?, bueno en la actualidad se insiste mucho en decir, que históricamente se le llamo Godos a los conservadores, a la rancia oligarquía, a la derecha recalcitrante a los grupos que tenían el poder económico y los federales o liberales, eran grupos de campesinos que encontraron su liderazgo en el Gral. Ezequiel Zamora que combatían a los godos.
Manuel Andará Olivar (Historiador y Poeta Trujillano) comentaba en sus escritos guerras Trujillanas, nuestros pueblos andinos sufrían los embates de la guerra con regularidad sorprendente, Por entrega, con nombres ingenuos y hasta románticos: la revolución amarilla, la guerra de los cinco años, la revolución azul, etc. Sin embargo todo era la misma cosa, solo traían destrucción y muerte durante todos estos años se escuchaban quejas y lamentos lanzados como protestas. Una copla de la época de los seguidores de los godos decía así:
Los machetes de los godos
Siempre los tienen en vilo;
cortan que cortan cabezas
y nunca pierden el filo.

Estas estrofas las recitaban las gentes sencillas entre un tiritar de dientes, el cual era terror y risa al mismo tiempo.
Pero cuando el viento soplaba a favor de los “lagartijos”, el cuadro cambiaba y, los versos también. Entonces estos últimos amanecían riéndose en las esquinas y a voz en cuello, para que oyeran los godos, canturreaban:
Los godos están temblando,
ocultos en los zarzales;
porque a Trujillo llegaron
las tropas de los Gónzález.

Nuestro pueblo Mitón, no escapo de todas estas vivencias ocurrida en la guerras de los federales, mi papa me contó que para la época en que nuestros abuelos eran jóvenes agricultores, estaba en pleno apogeo las guerra entre los godos, lagartijos y liberales, mitón era una aldea y a pesar que el poblado era pequeño, estos grupos de ambos bandos llegaban a las casas, saqueando y reclutando hombres para obligarlos a luchar en la guerra. Estas acciones de estos grupos obligaba a tomar precauciones a los pobladores, como era esconder comida o enterrar cualquier cosa de valor, de allí la proliferación de entierros de monedas de circulación en oro y plata de la época, también los hombres para evitar ser reclutados dejaban su familia en los hogares encerrados durante la noche, para dormir a la intemperie en las haciendas y matorrales cerca del sector donde Vivian.