loteria de animalitos el mono 13
Con la electrificación y pavimentación del pueblo de Mitón, servicios que contribuyo en beneficios para el pueblo, como lo recordamos para los años de 1970, también vino acompañado con un juego de azar llamada la lotería de animalitos, de esta lotería no se sabe de dónde vinieron ni cuándo comenzaron en Venezuela, Sin embargo, una de las cosas más curiosas de las loterías de animalitos es que muchos aseguran que nació en la zona sur del estado Anzoátegui, como una iniciativa, muy acertada, de algunos sacerdotes para recolectar fondos destinados a la construcción de iglesias, se estima que para la década de 1950, los “cartones” de la lotería de animalitos eran vendidos de casa en casa por los “animaliteros”, para luego realizarse un sorteo público en la ciudad.

Este juego causo mucho furor entre los pobladores de Mitón, ¿quien no se recuerda en aquella época de la lotería de animalitos? , esta lotería consistía en 31 números identificado cada uno con el nombre de un animalito, …….se recuerdan …..”no” …pues …. ahí les va: 1.- Carnero, 2.- el toro, 3.- el ciempiés, 4.- el alacrán, 5.- el león, 6.- el sapo, 7.- loro, 8.- el ratón, 9.- el águila, 10.- el tigre 11.- el gato 12.- el caballo, 13.- el mono, 14.- la paloma, 15.- el zorro, 16.- oso, 17.- el pavo, 18.- el burro, 19.- la cabra, 20.- el puerco, 21.- el gallo, 22.- el camello, 23.- la cebra, 24.- la iguana 25.- la gallina, 26.- la vaca, 27.- el perro, 28.- el zamuro, 29.- el elefante, 30.- el caimán y el 31.- la lapa.

Todos los días subían y bajaban motorizados desde monay vendiendo los ticket de lotería de animalitos, la serie costaba 5 Bs. el premio era de 100 Bs. por cada serie de 5 ticket cada una, podías comprar un ticket por un bolívar y te ganabas 20 Bs., fue tanto el auge de la lotería de animalitos, que algunos de los moradores del pueblo salieron al ruedo a probar suerte en la venta de la lotería, y entre esas personas salí yo. Una mañana me dijo mi papa ….. Bueno como a ti te gusta mucho la calle, y no hay forma ni manera que pares aquí en la casa, ponte a vender lotería; tenia yo como 9 años, y ya para esa época había personas adultas vendiendo lotería, recuerdo a la Sra. Dominga Bravo, si no me equivoco fue una de las primeras personas que inicio la venta de lotería de animalitos en el pueblo, yo le conteste … si yo soy un muchachito, ¿quien me va a comprar?, Y mi papa con esa mentalidad de comerciante que lo caracteriza me dijo ….. no te preocupes que usted va tener respaldo.

Bueno imagínese el Sr. Tista super conocido del pueblo, compadre de la mayoría de los habitantes del pueblo. Agarro una hoja de cuaderno, coloco en fila los números con su respectivo nombre del animalito y me dijo……. los vendes a medio para que se ganen 5 Bs., luego saco un billete de 5Bs del cajón del negocio y lo engrapo a la hoja. Fue así, como comencé a vender lotería, recorriendo el pueblo de arriba abajo con mi listita y los cinco Bs. como aval para que la gente me comprara, tenia clientes que jugaba números fijos Ramón Montilla jugaba el 16 el oso y el 7 el loro, el 31 la lapa para Dominga Bravo, el 1 el carnero para Maria cordero, me recuerdo que al llegar quemaba un papel en un plato para ver la figura que salía, antes la mirada atónitas de Marlene, chepita y José Gregorio, decía…aquí se ve un pavo…. Entonces miraba yo la lista y no lo tenia, no a mi parece una gallina, ……Esa es una gallina donde la pongan, ….”Fijo que sale hoy”.

Otros compradores fijos eran Valentín Bermúdez de los higuerones, Ernestina Palma que vivía para ese entonces en la joya, Concilio Patearroy y Juan Montilla de la callecita, otro que no pelaba el abollo era Regulo Fernandez también vivia en la callecita, él era el ultimo en visitar, pues me compraba los números que no se vendían pero a locha cada uno. El juego de animalitos, mantenía en expectativa a los pobladores todos los días a las 6: 00 PM, esa era la hora en que la emisora del radio daba el numero ganador (uno que salía mucho era la paloma), tengo entendido que esta lotería fue prohibida en el mes de abril de 1974, por decreto presidencial de Carlos Andrés Pérez, el cual se refiere a todas las loterías ilegales, incluyendo las de animalitos, cualquiera que sean sus patrocinantes’